Lo que nunca debes olvidar antes de usar la copa

 

1. Lavar las manos

Lavar las manos muy bien es la parte más importante antes de entrar en contacto con la copa y la cavidad vaginal a la hora del uso. Recuerda también mantener las uñas limadas y limpias, éstas son vehículo de microorganismos que pueden afectar el entorno vaginal.

2. Higiene de la copa

Al inicio y al final de cada periodo menstrual es necesario limpiar  la copa; para esto, debes poner un recipiente al fuego con una cantidad de agua capaz de cubrir completamente la copa, dejar hervir y sumergirla. Déjala  allí entre 3 y 5 minutos sin perderla de vista, recuerda no dejarla al fuego más del tiempo sugerido. 
Ten mucha precaución al retirarla del agua, espera a que la temperatura descienda un poco o agrega agua fría. 


Al guardar la copa finalizado el ciclo, no utilices ningún empaque hermético o plástico, déjala respirar para evitar el cultivo de microorganismos. Guárdala en la bolsa de tela porosa que viene con ella y brinda la condición ideal para almacenarla entre ciclo y ciclo.

  


 

Lo que debes aprender para usar la copa

 

1. Conoce tu propio cuerpo

Puedes realizar autoexploraciones para identificar y reconocer el orificio vaginal, si ya haz usado antes un tampón estarás relacionada con el proceso.

2. Elegir la posición y el pliegue adecuado

Te recomendamos probar antes de tener el periodo y en la comodidad de tu baño, así al llegar el momento de usarla por primera vez te sentirás más confiada para proceder.
Si tienes problemas en el primer, segundo o tercer intento de inserción no te frustres, tomate un tiempo y vuelve a intentarlo. La primera vez podrá ser la más difícil, pero con cada ciclo que pase te adaptarás al procedimiento y éste será cada vez más sencillo.


Estas son algunas de las posiciones que puedes probar para realizar la inserción de la copa:

  • Sentada en el sanitario.
  • De pie, con una pierna encima del sanitario.
  • En cuclillas.
  • Acostada en tu cama con las rodillas dobladas y separadas.
 

Aquí encontrarás nuestras sugerencias de pliegues.

3. Inserción a dos manos

Con una mano sujeta la copa plegada, con la otra mano separa los labios vaginales y encuentra la abertura por donde debe entrar la copa. Ubícala en la abertura y deslízala suavemente al interior de la cavidad con ayuda de la mano que la sostiene. Una vez adentro, siente y acomoda la copa asegurándote que se ha hecho vacío ya sea girándola un poco con ayuda del cabo o rodeándola completamente con el dedo índice.

La siguiente imagen te mostrara la ubicación correcta de donde debe quedar la copa menstrual puesta a comparación con un tampon:

copa vs. tampon
4. Extracción

Realiza pequeños pujos con los músculos pélvicos para hacer descender la copa lo más posible, toma el cabo y haz movimientos suaves hacia adelante y hacia atrás mientras vas jalando suavemente hacia afuera. Al tomar la base, presiónala suavemente para quitar el vacío y facilitar su salida. Mantén la copa siempre de manera vertical para evitar derrames.

5. Vaciado:

Para vaciarla, vierte el contenido en el sanitario o lavamanos y deja correr el agua. Para volverla a usar, límpiala con agua, con un paño húmedo o simplemente con un poco papel higiénico revisando que no quede ninguna fibra y vuelve a realizar la inserción. 






Otros Temas: